Tirita


Vienes entre sangre y fuego,
como bálsamo sutil
y primavera de abril,
dando vista al que es ciego.

Fuego incendiario en tus ojos,
cerveza, vino y anís,
colores se vuelven gris;
solo tus labios son rojos.

Alivia el dolor tu risa,
das vida donde morí,
quédate cerca, aquí,
que ya mi boca improvisa.

Ay, ay, amor de tirita,
que algún día te me irás
y en mi alma dejarás
otra cicatriz escrita.


Samuel Álvarez Conejos

1 comentario:

  1. Impresionante poesia...ha llegado muy hondo...y esque a veces encuentras tiritas para recomponer una herida, que con el paso del tiempo se convierten en la piel cicatrizada de esa pequeña herida y en una nueva alegria de un futuro por descubrir.
    Conexion, comunicacion, realismo, amistad, pasion,...cosas que en la herida no existen y son balsamo para curarla haciendo de ella todo un olvido.

    ResponderEliminar

Avante, no te quedes expectante o indeciso,
que lo que no escribas hoy se quedará en el olvido...

Gracias por ser parte de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...