Apetencias




Quisiera conocer el amor
que se esconde en nuestra vasija
y romper la coraza inquebrantable.
No atender a razones,
ni dar explicaciones
por cada beso que te regale.

Cogerte de la mano
y, vendados nuestros ojos,
caminar sin dirección.
Descubrir horizontes
que desordenen nuestra rutina,
emborracharme de tu olor.

Quisiera desnudarte
sin tener que desvestirte,
leer cada hoja de tu libro.
Llenar de sueños tus horas,
ahondar en tus pupilas negras
y ser la razón de su brillo.

Quisiera conocerte,
ver las fotos de tu comunión
y enamorarme de tu pasado.
Ser el amanecer de tus lunes,
tu hogar definitivo
y el lugar de tu descanso.

Dejar a un lado las costumbres
y mojarnos en la tormenta
olvidando el móvil en el salón.
Acompañarte en esto de vivir
y curarnos en cada abrazo
creciendo al ritmo de nuestra canción.


Samuel Álvarez Conejos

Despedida disconforme


¿Volverán esos días en que, sin saberlo, lo teníamos todo?
Sospecho que hay historias irreversibles.
Que las circunstancias cambian
del mismo modo que cambiamos nosotros.
Nos miramos al espejo
pretendiendo ser los mismos de ayer,
sin asimilar en lo que nos hemos convertido.
Y aunque nuestras lágrimas se han secado,
todavía hay canciones que me transportan a momentos
donde sólo existíamos tú y yo.
Y sólo por un momento lo quiero cambiar todo.

¿Quién se detendrá ahora a escuchar mi pasado
cuando todo lo que queda son ruinas?
Tú me enseñaste a no tener miedo,
y aquí estoy,
tan indomable como las olas del mar,
y aun anhelando a veces
que vuelva un ápice de nuestra historia.
Buscando tus caricias en fantasmas
que jamás conocerán como tú
los misterios que se esconden tras mis ojos,
e imaginando que los puntos finales no existen.

Intuyo que nunca más seremos los mismos.
Y que seguiremos disimulando las ganas
cada vez que se crucen nuestros caminos.
Por eso he de irme.
Por eso me voy.
Como si la distancia pudiese separar
nuestros corazones.


Samuel Álvarez Conejos

Remains of a Summer Farewell



-One day I'll be gone to never come back-
Your eyes spoke directly to my carelessness.
As well as a candle got its end,
Our fire's been consumed.
Now tell me what is left
When all what we believed fades out to dust.
How I am suposed to act?
Convince me of your truth,
But I'll always keep mine,
Yes, I'll better keep mine.

We thought we'd never give up.
Was it too hard to last a little longer?
You may remember our song
Playing on my car radio.
Oh but aporia killed the heart
And now it's just one more sound.
Give me one reason for me to stay,
To stay away from a future where you are not.
Autumn rain will clean up summer remains
As we find out our way back home.


Samuel Álvarez Conejos

Predilecciones



Prefiero sentir la lluvia caer, más que verla desde la ventana.
Reír me es indispensable, ser cómplice de carcajadas simétricas, sacarte una sonrisa sólo para saborearla y sentirme un héroe en tus días grises.
Me inspira la luna cuando la veo a través de tus ojos, porque siento que me la acercan.
El infinito me intriga, pero no más que tus labios, que avivan el deseo de lo inexplorado.
Viajar es bello, sobre todo si es por tu cuerpo; perderse y no reconocer el camino de vuelta.
Me embelesa el aroma a azahar, porque anuncia primavera, y es la estación que más me recuerda a ti; será, quizá, por eso de los cerezos.
También me gusta el vino blanco, y beber de tu copa, que es la que más me sacia y la que más me embriaga;
mirar el contraste de tus ojos, que nunca sé si me miran a mí o al horizonte, porque yo suelo estar sumido en su profundidad.
Dormir reconforta, siempre y cuando seamos almohada para el otro.
Soñar debe ser siempre el último recurso, cuando no queden planes que llenen nuestras horas.
Me produce sencilla felicidad posponer varias veces el despertador,
perder el sueño y el miedo entre tu abrazo,
reflexionar bajo el agua templada de la ducha
o ausentarme mirando el mar.

También me gustan los cambios de sentido;
cambiar es parte de estar vivo.
Y así te fuiste, y mi inspiración se fue contigo.
Sería estúpido meterte en una jaula, sabiendo que naciste para ser libre.
No es amor aquello que te encadena, cohibiéndote de ser tú mismo.
La vida sólo mira hacia un sentido, y es una decisión que sea hacia adelante.
Mientras yo siga buscando mi rumbo,
tú seguirás cambiando el mundo
con tu sonrisa.


Samuel Álvarez Conejos

Princesita



Cautiva te vi, y así tú me dejarías,
desde el día en que te ofrecí un nuevo hogar
y hasta el día de hoy, que, con manos vacías,
me dejas a mi suerte, en mi propio mar.

Me has visto en mis mejores y peores días,
estabas al acostarme y al despertar,
y aunque es cierto que escapatoria no tenías,
tenías tu territorio particular.

Quisiera haberte visto engendrar alegrías,
las bellezas de tu descendencia admirar,
quizá no invité a las mejores compañías,
pero de amores qué nos vamos a contar.

Aunque supiera que pronto me dejarías,
a tu silencio no me voy a acostumbrar,
y así como eras libre, entre melodías,
tus danzas fluviales voy siempre a recordar.


Samuel Álvarez Conejos

La tenue caída (bis)


Llueve, y al compás de una romanza
un candil consume, voraz, su aceite,
una hoja en su leve caer danza,
y aun cayendo consigo la esperanza,
en su fin, su vaivén es su deleite.

Danza a la penumbra y sigue lloviendo,
el viento da forma a sus cicatrices.

Su alegoría me ha estado advirtiendo:
sólo se puede renacer muriendo;
sólo al caer se vuelve a las raíces.


Samuel Álvarez Conejos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...