Sueños dormidos



¿No da miedo esta rutina?
Nos rodean muros llenos de puertas
que nunca nos atrevemos a cruzar.
Y el camino que pisas
es lo único que tienes;
lo único que tendrás.

¿No te desgastan las expectativas?
Las calles se llenan de verano
mientras esperamos por una señal.
Y cada instante que pierdes
es lo único que tienes;
lo único que recordarás.

¿No te satura tanta imagen?
Trampas consumiendo la inocencia,
pero nadie quiere dejar de mirar.
Y el ruido al que te acostumbras
es lo único que tienes;
lo único que conocerás.

¿No te agota esta distancia?
Los kilómetros parecen leguas
cuando los besos se pierden en el mar.
Y el horizonte en el que habitas
es lo único que tienes;
lo único que te arropará.

¿No te cansa vivir dormido?
Mirar a través de la ventana
contemplando la vida pasar.
Y ese sueño que duerme
es lo único que tienes;
lo único que te despertar.


Samuel Álvarez Conejos

Quédate o déjame ir


No me hagas saber qué se siente
ser para ti unos labios más,
ser el juego que -indiferente-
mañana no recordarás.

Si no piensas acompañarme
no quieras llamar mi atención,
no vaya a ser que me desarme
tu sonrisa sin compasión.

Cuando llega la noche oscura
rezo poder volverte a ver,
y no perder la compostura
si eso llegara a suceder.

Ojalá que tus manos frías
no se olviden de mi calor,
y encuentren de nuevo en las mías
su hogar y abrigo acogedor.


Samuel Álvarez Conejos

Sin ataduras


No nos debemos nada, y sin embargo,
tiemblo al imaginarte en otros brazos.
Me aterran los kilómetros y las dudas;
tú sabes bien que pocas cosas perduran,
y hay momentos en que aferrarme a tu mano
parece el mejor plan para estar a salvo.

No nos debemos nada, y aun así,
pierdo el equilibrio al verte sonreír,
me es difícil mantenerme en silencio
y me nace regalarte mi tiempo,
esperando disponer también del tuyo,
conociendo así un poco más nuestros mundos.

Pareciera ser que nada nos debemos,
pero me gusta encontrarte en estos versos
y ver cómo nuestras diferencias huyen,
eclipsadas por nuestras similitudes;
y que sea costumbre encontrarnos ganas,
aunque en realidad no nos debamos nada.


Samuel Álvarez Conejos

Lost without you



I'm so lost that I can't recognize your voice,
I can barely hear the beating of your heart,
I can't feel your touch -I wouldn't say it's by choice-.
Would you look at me before I fall apart?
Save me. Say my name once again.
Skin becomes harder after each scar.
Show me the way back to the lane,
cause you've been all I wanted so far.

Looking into the past pushes me to avert,
this wasted coincidence in life will never repeat.
Some things in life simply may never revert,
knowing the unknown leads me to a dead-end street.
Tell me at what moment did I get lost,
perhaps only then I can return to that place
where our paths were still crossed
and the memories didn't yet erase.

Rescue me from myself if you ever realize
that I let the routine making me its thrall
and there is no truth left in my eyes.
Cause we are just flesh, after all,
we won't ever be perfect, not even in the end.
Oh, but though winter can be unkind,
the sun will stay to shine and amend
as long as you remain in my mind.


Samuel Álvarez Conejos

Esperanza imprevista


Uno lo escucha mil y una veces
y nunca se lo cree.
Hasta que, sin esperarlo,
llega alguien que abre tus ventanas
y te rescata de la rutina,
te protege de ti mismo
y te desborda de expectativas.
Alguien que te prioriza más que a sus costumbres
y te hace olvidar que el pasado dolía.

Y despertarse cuesta menos,
porque alguien te espera
para desearte un buen día.
Y te descubres de repente sonriendo sin motivo,
porque te has olvidado de lo qué es el miedo,
y donde no quedaban ganas ni tiempo,
ahora encuentras hueco.
Y te sientes especial.

Uno no deja de escucharlo
y, de pronto, llega el día
en que dejas de oírlo
y comienzas a vivirlo.


Samuel Álvarez Conejos

Trazos de primavera


Termina el invierno y mi cara está empapada.
El agua se ha encargado de limpiar los tejados,
las avenidas y las miradas.
Y todo parece renovado.
¿Por qué volver al lugar donde nada es lo mismo?
Hace tiempo nos conocíamos,
y sin saber bien qué ha sucedido
hoy somos sólo dos extraños.
Se nos perdió el horizonte, en algún momento.
Existe ese instante indeterminado
donde cada final tiene su comienzo,
y la caída es tan lenta como inevitable.
Uno debe alzar las manos y abrazar al destino,
besar la lluvia y dejar de buscar el sentido,
porque la batalla está perdida.
No existe retorno a la casilla de salida,
y extrañar es tan inútil como irremediable.
Hay cosas que nunca entenderemos
y supongo que lo mejor es que las ignores.
La primavera está al acecho,
y a los cerezos les nacen sus primeras flores.


Samuel Álvarez Conejos

Interlude II


Every step towards myself drifts me apart from you.
Someone rescue me from this apathy.
Somebody make me feel.
Who will inspire immortal verses again?
Who will dare to be my muse?
May be I'm just getting worn out.
When did I come apart at the seams?
I want to look at you and not to think.
I need your hand to heal my heart.
Since the only I expect from life is you.


Samuel Álvarez Conejos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...