Toda mi vida



Extraño todo de ti
y anhelo verte a cada instante;
llamaste a la puerta de mi corazón,
entraste tus maletas y te instalaste.
Ahora no hay manera de hacerte salir
y ni si quiera veo nada como antes,
pero me gusta que estés aquí
y haré lo que sea para que no te marches.

Extraño ver esos ojos
oscuros como la noche,
que me miren de esa manera
en que la luna se enciende
y brilla como una estrella,
y no puedo hacer más que mirarlos
y creer que sólo conmigo
es con quien ellos sueñan.

Extraño el sabor de tus labios
y ver tu sonrisa traviesa,
tomar tus manos con la mías
mientras la noche pasa lenta.
Extraño el tacto y olor de tu pelo
y dejar al tiempo que corra,
nada importa de lo que hay afuera;
estamos tú y yo, y eso sobra.

Extraño cada minuto
que he pasado contigo
y pienso en el tiempo juntos
que aún nos debe el destino.
Quiero estar a tu lado
y verte sonreír cada día,
despertar cada mañana
junto a ti, toda mi vida.


Samuel Álvarez Conejos

1 comentario:

  1. Cuando el amor cruza nuestro rumbo, cuando se convierte en nuestro destino, uno debe arriesgarse. Cuando nuestra mente y nuestra alma son conquistados, al corazón no le queda otra que abrir sus puertas y entregarse, dar la bienvenida! Lindísimo poema! Me encanta leerte Samuel. Gracias por compartir con nosotros! Un abrazo!

    ResponderEliminar

Avante, no te quedes expectante o indeciso,
que lo que no escribas hoy se quedará en el olvido...

Gracias por ser parte de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...