Empezar de cero


Creíamos que nos faltaba algo por descubrir,
pero el tiempo enseña que a veces un “para siempre” dura apenas un instante,
y que recuperar aquel instante en que lo teníamos todo, es tan utópico como volver atrás
-al tiempo en que los sueños y los retos eran alcanzables, y se alcanzaban.

Ahora en la estantería sólo quedan algunos regalos rotos que no estaban destinados a perdurar.
No es culpa mía, ni tuya. De ninguno, o quizá de los dos.
Hemos sido como dos narizones intentado besarse.
Y yo todavía soy un cajón de errores por ordenar;
no sé si cada día me encuentro o me pierdo más.
A veces no sé, si debería pensar con el corazón o con la mente,
y me pregunto si soy cruel,
pero termino convenciéndome que lo cruel sería ver esperanza donde solo hay dos caminos empedrados que conducen a distintos lugares
y que simplemente se cruzan durante un instante eterno, para luego continuar cada uno su rumbo.

El horizonte se encuentra con la vista al cielo y el corazón en la mano.
Y me pregunto: ¿cuántas veces en la vida es necesario empezar de cero?
Y me respondo: las necesarias, supongo, hasta que uno acaba encontrándose a sí mismo.



Samuel Álvarez Conejos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...