Amorfo poema de amor


Verte es resurgir mi conciencia de las cenizas,
y comprender que se me pasa la vida
pensando que los años corren en vano a nuestro paso
y que seguimos tan solos como entonces,
cuando la primavera sellaba el ocaso en nuestros ojos
y asentaba su olor sobre nuestros cuerpos desnudos
para así entender que, mientras nuestra mirada siguiese unida,
la distancia nunca sería la razón de nuestra soledad ni lejanía,
y que el amor que profesaban nuestras remotas caricias,
tan etéreas e intangibles como la sombra del fuego
-aquél fuego incendiario que preferimos no atenuar-,
era lo único que necesitábamos para existir, y nada más.
Pero todo sueño tiene su despertar,
y ahí seguimos, mirándonos de lejos,
cada uno a un extremo de la eternidad.


Samuel Álvarez Conejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avante, no te quedes expectante o indeciso,
que lo que no escribas hoy se quedará en el olvido...

Gracias por ser parte de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...