Nada cambió


Sigo siendo el mismo cobarde
incapaz de decir lo que pienso,
incapaz de mirarme al espejo
sin ver los defectos que sobresalen.
Sigo siendo el mismo iluso
creyendo que algo en mí cambiará,
que algo hará mover la realidad;
nada he visto hasta hoy cambiar su curso.

Podría intentar ser diferente -lo hice-,
podría buscar algo bueno que haya en mí,
pero nadie puede en su juicio cambiar su origen,
estoy condenado a amar en silencio hasta el fin.
No hay nada más que quede ahora,
ni fuerzas, ni ganas, ni valor;
tan sólo conservo la viva imagen
de aquél niño que ya se hizo mayor.


Samuel Álvarez Conejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avante, no te quedes expectante o indeciso,
que lo que no escribas hoy se quedará en el olvido...

Gracias por ser parte de este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...