Nada que añadir, padre


Palabras cortando como papel:

limpio y, al principio, sin dolor.
Palabras tóxicas calan mi piel
como mortal veneno en inyección.
Externamente estaré pronto bien;
permanece el daño en el interior.
Pero sangrarás -y yo lloraré-
por nuestra recíproca decepción.


Samuel Álvarez Conejos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...